CAPTADOR DE FONDOS ONG – 10 preguntas y respuestas

Captadores de fondos ONG

La caza eterna (lne.es)

Sabes que te los vas a cruzar, sabes dónde, sabes que te van a parar y sabes cómo será la conversación. Intentas ser precavido, rodear lo imposible, pero cual tropa romana bien adiestrada, acabas viendo cómo con una gran sonrisa se dirige inevitablemente hacia tu persona. Has caído.

Atraído por el reto del cara a cara y la posibilidad de conocer de primera mano la reacción social ante los dramas ajenos, decidí unirme a este nuevo ejército de calle. Mi base de operaciones fue el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR, con sus famosas y temidas carpetas azules). ¿Tienes curiosidad por saber algo más? Aquí van algunas respuestas.

¿Cómo eligen a los captadores? ¡Todos son perroflautas!

Solamente debes inscribirte en su página web y esperar a que el jefe de tu zona te llame para una entrevista. En dos semanas vi al menos cuatro, lo cual hace más sencillo que te contraten… y más todavía que acabes fuera a los dos días. La entrevista es una simple conversación sobre temas relacionados sin demasiada profundidad. De los cuatro que estaban conmigo, el más capacitado se sacó el currículum del bolsillo tipo acordeón estropeado. Pero no te confundas, los que están dentro son buenos candidatos. No todo el mundo vale para esto. Muchos sufren además de la habitual sobre-titulación nacional, por lo que en plantilla se juntan siempre varias carreras, másteres y demás parafernalia del sistema educativo, aunque no es imprescindible. Ah, la rasta no es obligatoria.

¿Cobran los captadores? ¿En serio? ¡Qué vergüenza!

Sí, cobran, más que nada por aquello de que la esclavitud hace casi un par de siglos que ha sido abolida en este país. No hace falta ser un lince para comprender que su sueldo se amortiza con los objetivos mínimos exigidos y da mejores resultados a la larga que suprimirlos. Es obligatorio que el socio captado permanezca al menos cuatro meses pagando una cuota mínima de 12€, y debes contar con 20 nuevos cada mes para evitar el despido. ¿Es mejor realizar la donación directamente a la ONG? Evidentemente, pero si hay captadores es porque no se hace. En ACNUR (junto a Médicos de Fronteras, de las pocas que no tienen intermediarios entre empresa y trabajador), tienes un salario base de 700€, que hipotéticamente podrías llegar a multiplicar por cuatro si el mundo se volviera hippie de la noche a la mañana. Son cinco horas, contando una de formación diaria sobre los asuntos de relevancia internacional y dudas relativas al trabajo de captador. En un contexto de alto desempleo y explotación laboral es una oferta atractiva para muchísima gente.

¿Cómo es el ambiente de trabajo entre captadores?

Campo de refugiados de Zaatari

No es una ciudad, es el campo de refugiados de Zaatari en Jordania. Y cuesta dinero (ACNUR)

Hay un jefe de zona, que coordina a todos los captadores, y un jefe de equipo. Ambos se encargan de las formaciones diarias. El trato con coordinadores y resto de compañeros acostumbra a ser distendido y agradable. Todos saben por lo que se puede pasar y resultan tremendamente útiles los consejos de los más expertos. Las formaciones son interesantes y los debates necesarios. En el día a día, tienes libertad a la hora de enfocar tu jornada. Toma los descansos que necesites y vete tan rápido como desees. Cumpliendo objetivos, todo está correcto. Al ser un trabajo con una carga de estrés importante, en ocasiones los coordinadores pecan de un exceso de motivación edulcorada para intentar contrarrestar (¡vamos a salvar el mundo!), que según el día y tu estado puede sentar más como un programa de Leticia Sabater que como revulsivo emocional. Eso sí, una vez enfilas hacia la calle, estás tú y tus habilidades.

¡Quiero ser captador! ¿Qué necesito?  

El trabajo de captador consiste básicamente en una asimilación extrema del rechazo, una facilidad para el trabajo en público y un aguante mental militar ante cualquier adversidad emocional. Psicológicamente enriquece si no acabas quemado. Tu carácter es el 80% del éxito. Son cuatro horas en calle poniendo cientos de veces a prueba tu resiliencia con el “no, lo siento, tengo prisa”, “ya soy socio de otra”, “es que Saturno está alineado con Urano” o las amenazantes miradas de odio, comentarios impertinentes o actitudes reprochables de cualquier maleducado (los menos, como siempre). A eso sumamos los cambios meteorológicos y de zona. Debes tener una fe ciega en tu objetivo final, tener claro lo que vas a exponer y jugar con la estadística. Si aguantas el ritmo de intentos, consigues los resultados.

¿Es obligatorio insistir a las personas? ¿Cómo paro a la gente?

No lo es. Y sí lo es. En las formaciones recibes una lista de consejos para afrontar el momento más complicado para todo captador: parar a una persona. No esperes iniciar ninguna conversación dando solamente las buenas tardes. Es la parte más comercial del trabajo, la más desagradable por repetitiva, y en la que cada uno se monta su propio teatro. Se intenta despertar la curiosidad de la persona con material físico o preguntas que necesiten respuesta. Siempre con convicción y seguro de que aunque sea el trigésimo intento consecutivo, este se va a parar. Es un experimento sociológico fascinante, todo el proceso en general, pero el nivel de exigencia emocional constante no es apto para todo estómago.

¿Tengo que ser socio para ser captador?

Desigualdad

Tiene toda la razón. “Still not enough” (todavía no es suficiente). Qué duro es cambiar.

Evidentemente, no. De hecho, la mayoría de mi compañeros ni tan siquiera eran socios de ACNUR. Lo habitual es hacerte socio al finalizar el trabajo para ayudar a un compañero. Los captadores no son seres mágicos que llegan volando desde el país de la felicidad. Cada uno tiene su historia personal para llegar allí, y del mismo modo cada uno tiene sus organizaciones favoritas con las que colaborar, en el caso de que tengan. Bajo la premisa de que el objetivo es ofrecer una ayuda inmediata en situaciones extremas, el captador es un simple intermediario que le da voz a quien no puede pedirte ayuda en directo. Si te haces socio por ayudar a un captador solamente, no te hagas socio. Si no te haces socio solamente porque no te cae bien el captador, replantéate tu concepto de ayuda humanitaria. La información que te dan es correcta y muy detallada. Esa es su misión. No les pagas a ellos.

¿Cuánto voy a durar como captador?

No va a ser el trabajo de tu vida, al menos respecto a la duración del mismo. En primer lugar tienes una semana de prueba sin contrato, donde al menos debes realizar un socio para demostrar tu valía. No defiendo el trabajo gratuito, pero me parece lógico que una labor con fines humanitarios decida no invertir en ti al menos sin demostrar unas aptitudes mínimas. Si entras, cuelga sobre ti desde el primer día el famoso “-3”. Si en algún momento tienes tres socios menos que días trabajados te vas fuera. Si acabas con 17 el primer mes te vas fuera. Si en la primera semana haces solo dos, te vas fuera. Analizándolo, este sistema de trabajo fomenta el derroche y la inestabilidad laboral, pues abrir y cerrar contratos vale dinero y puede haber mil razones para que un captador no rinda, especialmente los primeros días. Médicos sin Fronteras opta por meses completos, siendo más fácil encontrar captadores eficientes a largo plazo. La presión motiva hasta un punto en que se vuelve contraproducente.

¿Por qué mi calle está llena de captadores? ¿No es un abuso?

Sí, lo es. A pesar de la información a la que he conseguido acceder, no llego a entender la necesidad real de que existan cientos de miles de ONGs en un mismo país. La falta de coordinación es inaceptable, y deja un rastro de codicia o protagonismo personal en las organizaciones que poco favorece la increíble labor que realizan. Lo habitual es organizar dos o tres de ellas en una misma calle transitada, con unas zonas de acción de unos veinte metros para cada grupo (depende de la longitud de la calle). Esto favorece el cansancio general, al poder ser interceptado por varias ONGs diferentes en muy poco espacio de tiempo. No es ni de lejos la estructura perfecta. Ahora bien, congratúlate de poder esperar a a la perfección para actuar. Otros no tienen tanta suerte.

¿Realmente son necesarios los captadores? ¡Si yo ya sé cómo colaborar si quiero!

Refugiados África

Perdón por interrumpir tu importante vida (Agencias)

Los donativos recogidos en calle son actualmente la fuente de ingresos más importante para la mayoría de ONGs. Teniendo en cuenta además de que la mayoría de socios de calle pagan cuotas mayores a la exigidas en internet, es lógico pensar que el empujón cara a cara es lo único que realmente funciona a nivel popular a la hora de concienciar sobre situaciones dramáticas de otros semejantes. En un mundo perfecto las propias personas serían conscientes de su capacidad de ayuda y actuarían sin más. En un mundo perfecto no habría siquiera necesidad de eso. De nuevo, afortunado tú que esperas por la perfección.

¡No quiero ser socio! ¿Por qué no me dejáis en paz?

Todos hemos hecho la herradura en una calle con captadores. Aceleramos, giramos, evitamos el contacto visual o sacamos el móvil. Todo por evitar una conversación que, en la gran mayoría de casos, no lleva más de dos o tres segundos si no hay interés. ¿De verdad nos cabreamos por perder ese tiempo? Parece evidente que la sensación de fastidio frente a los captadores se basa en nuestro disgusto existencial al recordarnos una y otra vez la pasividad personal hacia las desgracias ajenas. Cada vez que escuchas un “¡hola!, ¿conoces ACNUR?”, tu cerebro lo traduce de inmediato a un “hola, no sé como explicar racionalmente que no me importa nada fuera de mi burbuja”. Nos hace sentir mal que nos recuerden en lo que nos hemos convertido casi sin darnos cuenta: una sociedad conscientemente egoísta con prioridades de dudosa ética donde la cooperación se ha transformado en un evento puntual para sanar nuestras conciencias de tanto en cuanto. Si lees esto y te suena a discurso moralista sabes de lo que te hablo.

Nos encontramos en un gigantesco punto de inflexión global donde no nos excusan ni religiones, ni ignorancia, ni falta de recursos. Todo lo que formaba la burbuja desaparece y nos deja en pelotas ante un mundo que acelera su petición de cambio. Y vaya si es difícil cambiar. Es un reto existencial brutal para todos los que estamos en esta parte del planeta, con unas posibilidades de éxito muy limitadas en nuestra corta vida y un montón de frustraciones por el camino. Una lucha personal en la que exigimos estén todos. Casi nada.

Las ONGs no tienen poder para ser los guías hacia esa nueva etapa. Son más un (admirable) remiendo temporal que envía el mensaje “todavía no, pero seguimos intentándolo”. La industria de la solidaridad no va a ser quien nos lleve hacia el cambio. Por eso, si alguna función real tienen las personas que te abordan por la calle es la de hacernos saber al menos tres segundos al día lo que no estamos haciendo ni estamos dispuestos a hacer. Necesitamos ese estímulo para que nuestra harapienta burbuja siga resquebrajándose. Aún no somos capaces, yo al menos no soy capaz, pero lo mínimo es que nos griten a la cara, que nos sintamos mal, que no nos dejen olvidarnos, y así día tras día, cien veces al día si hace falta. Ese momento de cabreo, de impaciencia, de malestar, nos lo hemos ganado a pulso. Es el qué te jodan cariñoso del que sufre sin motivo. Gracias, captadores.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sociedad y Cultura y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a CAPTADOR DE FONDOS ONG – 10 preguntas y respuestas

  1. Jose dijo:

    Acabo de llegar a este articulo, tarde porque tiene tiempo, pero lo he leido con detenimiento.

    En general, lo veo como una opinion/critica sobre el tema de Ongs/captadores de las mas inteligentes, veraces e imparciales que he leido en mucho tiempo, pues el tema me interesa, pero creo que en ciertos puntos estas un poco equivocado, por suerte este porcentaje es bajo y el mensaje general mas que correcto.

    Bravo por el articulo, siento no tener la oportunidad de discutir algunos puntos tras un buen cafe, creo que seria una charla tremendamente interesante, pues se te ve imparcial y sensato en tus afirmaciones.

    Bravo de nuevo, y un saludo

    • Hola Jose, gracias por tu tiempo para escribir el comentario. Es siempre fantástico comprobar cómo internet puede unir conversaciones con meses de diferencia y desde cualquier lugar. Me alegro que te haya gustado el artículo, a día de hoy yo también pediría más explicaciones sobre algunos puntos 😉 Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s