La ciencia, nueva religión

Fue todo un alivio comprobar que era gris. Llevaba tiempo preocupado por el hecho de que en la orla de fin de carrera nos pusieran de azul como los estudiantes de Filología. ¡Nosotros somos de Ciencias Sociales! De ciencias sociales. Creo que es la combinación de palabras que más asco me produce después de nocilla con queso. Conviene aclarar algo ya de principio. En esta sociedad de ofendidos crónicos uno debería dedicar al menos veintidós horas al día en aclarar cosas antes de decir nada. Necesito demasiado tiempo para perder, así que lo haré más breve. Amo la ciencia, como cualquier otra persona con un mínimo de interés en el teatro donde nos movemos. Si no fuera esclavo de la supervivencia dedicaría más horas a jugar con ella, pero me conformo con la fascinación que me regalan aquellos que la cuidan día a día. No puede haber nada más divertido que conocer lo desconocido. Pero como ser humano tengo dos mitades. No son simétricas, pero siempre están. Porque deben estar. Y amo lo social, amo lo social con locura. Y me aterra ver como muere.

El proceso de vulgarización de lo social es el mayor desastre que jamás hayamos cometido. La reflexión se ha convertido en un signo de debilidad, de lentitud. La filosofía sobra, el arte especula, la razón no da beneficios. La ciencia ha vendido su alma al gobierno neoliberal de la misma manera que la religión se unió a monarquías e imperios de antaño. Antes ponían una soga al cuello por decir que la Tierra no era plana. Ahora son parias los que no prioricen el progreso. Siempre incapaces de escapar de los extremos. Las religiones son sociales, son reflexivas, son maneras de alcanzar una ética moral común y de soñar sobre lo que nos es imposible entender. Pero en su proceso de prostitución han sido infames, irracionales, asesinas, humillando la parte social que las compone. La ciencia padeció bajó su reinado, y ahora ha encontrado el momento de su particular venganza, incluyendo lo social en su cono de desprecio. Una ciencia irreflexiva es la que ha cargado el arma del consumo infinito en manos de almas codiciosas sin ética ni control.

Una religión dictadora en un mundo sin ciencia es terrible, pero sostenible. Un mundo científico sin principios morales ni reflexión es el fin. La evolución exponencial tecnológica es imparable, nunca habíamos sufrido un desarrollo semejante en nuestra corta existencia. Y los datos son claros, la ciencia por sí misma no es capaz de arreglar nada. Nunca ha habido tanta desigualdad en el planeta.

Debemos volver a creer en lo social. Es duro, frustrante y complejo, porque es inalcanzable. En mis estudios, observo con cierta depresión como académicos de todo el mundo se esfuerzan en cuantificar y expresar en fórmulas el comportamiento humano. Lo social no es científico. No existen las ciencias sociales. Una fórmula, una teoría, un descubrimiento nos libera, porque está ahí y es inmutable. Pero lo social cambia, rápido y lento. Lo suficientemente rápido como para obligarnos a tener que pensar una y otra vez sobre las mismas cosas sin tener certeza de haber alcanzado verdad alguna. Y lo suficientemente lento como para que se burle de nuestro efímero paso advirtiéndonos de que no hay vida humana que pueda gobernarlo.

Lo social es exigente, impredecible y salvaje. Por eso un mundo neoliberal siempre despreciará sus virtudes. Tenemos que hacer más, llegar a más, construir más, curar más, volar más, investigar más… Sí, sí, sí. Y no. No a cualquier precio. Es hora de parar. Es hora de pensar. Es hora de disfrutar y mejorar. Para. Para. Me río de un mundo donde a un ser humano pueda atribuírsele un coeficiente intelectual por encima de la media con una habilidad social similar a la de un árbol. Somos dos partes. Y si no sabemos combinarlas, no habrá ninguna.

Esta entrada fue publicada en II. Parte 1, Sociedad y Cultura. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La ciencia, nueva religión

  1. Miúda dijo:

    Compañeiro, non podo estar máis de acordo! Bonito y enrevesado, como a mi me gusta 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s